Miercoles, 23 de Abril de 2014 Ir al inicio INICIO   Contacto  CONTACTO  
Inicio
La Ciudad / Edificios emblemáticos /
Teatro Coliseo Podestá
Teatro Coliseo Podestá PDF Imprimir E-mail



En 1920, el Politeama Olimpo fue rebautizado Coliseo Podestá. El Coliseo responde a la tipología de teatro a la italiana con la sala en forma de herradura, propia del Siglo XIX.

La manifestación inicial del género teatral se instala en un gran galpón vetusto, construido en madera, proveniente de la Exposición Continental de Buenos Aires, traído y armado para la fundación de La Plata. Allí se realizó el banquete del 1 de noviembre de 1882, convirtiéndose en el primer edificio levantado en la Ciudad.

Algunos cronistas de la época señalan que el primer lugar de diversión "honesta" de la población trabajadora fue el Teatro de Variedades ubicado en una cantina de Tolosa, que comenzó a funcionar en 1884. Simultáneamente se improvisaron otros proscenios y picaderos, donde compañías de titiriteros y payadores participaban de espectáculos que se llevaban a cabo en el Teatro La Plata, ubicado en 4 entre 47 y 48. Pero por esos días, en el Politeama 25 de Mayo situado en 51 y 10, comienza sus andanzas el personaje Pepino el 88 acompañado por el burro Pancho. José Juan "Pepe" Podestá fue quien le dio vida al famoso payaso que se convertiría en el pionero del teatro rioplatense.
El 14 de marzo de 1885 se inauguró el Teatro Apolo en calle 54 entre 4 y 5, poseía una sala rectangular con capacidad para 500 personas.

Habían transcurrido cuatro años desde la fundación de La Plata y en la noche del 19 de noviembre de 1886 se inaugura el primer teatro de magnitud apto para las grandes veladas líricas. El teatro Politeama Olimpo se inaugura con la presencia del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Carlos D' Amico. En esa función se ofrece espectáculo artístico memorable, "El Barbero de Sevilla", de Gioacchino Rossini, con el célebre tenor Roberto Stagno junto a la soprano Gemma Belinccioni.

La idea del proyecto del teatro se le atribuye al arquitecto uruguayo Carlos Zenhdorf, quien lo materializa casi en su totalidad con elementos argentinos. La construcción se lleva adelante con un costo total de 150 mil pesos por encargo de sus propietarios, la Sociedad Vicente Jordán y Cía.

En 1887, la compañía circense Scotti-Podestá compra el inmueble en remate público. Es allí donde se entrecruzan dos historias: la del edificio de calle 10 y 47 y la historia de la familia Podestá, que desde 1885 se había instalado con su carpa de circo en la ciudad de La Plata. Según datos de la época, el primitivo edificio sufrió varias transformaciones para funcionar como Teatro-Circo.
El edificio ocupaba un cuarto de manzana dividido en tres cuerpos; la casa del Director, hoy Museo, la Administración y la entrada con su soberbio vestíbulo que sobresalía del resto.

Una enorme arcada ubicada a la izquierda del mismo comunicaba con el gran café "El Olimpo" que se extendía hasta la calle 47, en cuya construcción se valorizaban la solidez, la elegancia y la luz.
En el primer piso funcionaba el hotel destinado a albergar a las compañías teatrales que provenían del exterior o de Buenos Aires. En la planta baja de la sala, una serie de graderías de madera en forma de herradura rodeaban a la pista o picadero cuyo diámetro era de 21,60 metros.

El sistema de suelo movible y su adaptación a teatro o circo fue considerado una verdadera innovación no solamente aquí sino en Europa; y la entrada de los artistas y animales hacia el picadero era por los costados del escenario. Actualmente ese lugar es el que ocupan los primeros palcos.

En 1920 el Politeama Olimpo cambia de nombre. Pepe Podestá lo bautiza "Coliseo Podestá" en honor a su padre.
El Coliseo Podestá posee una sala con una acústica perfecta donde se ofrecieron importantes espectáculos de diversos géneros, además permitió poner en escena óperas antes de ser estrenadas en Buenos Aires.

Por las tablas del Coliseo Podestá desfilaron destacadísimas figuras como Remete Lacconi, Margarita Xirgu, Maríam Anderson, Arthur Rubinstein, Lola Membrives.

Los años 20' marcaron toda una época para el teatro, en esa década se realizaron bailes de carnaval y primavera donde el piso de la sala mostró su moderna y sofisticada tecnología: por medio de seis gatos o criques accionados manualmente se nivelaba a la altura del escenario. Por supuesto se eliminaban las butacas, se instalaban mesas y sillas, quedaba libre una gran pista de baile y la Orquesta se ubicaba en la Fosa o en el escenario.


Actividades de formación:

  • Actuación y danzas
  • El Teatro Municipal Coliseo Podestá implementó cursos de preparación del actor para niños y adolescentes. Además de una escuela de Danza Flamenca con profesores de prestigio.
  • En el Foyer del primer piso hay un nuevo espacio para la expresión cultural con la creación de un salón de exposiciones permanentes con muestras temporarias para dar cabida a todas las manifestaciones del arte.

Visitas guiadas al Museo del Teatro
La dirección del Teatro Coliseo Podestá puso a disposición del público y especialmente a alumnos de todos los niveles el servicio "visitas guiadas" al Museo del Teatro con el fin de dar a conocer la historia de este Patrimonio Cultural "cuna de nuestro teatro nacional rioplatense". Las visitas consisten en un recorrido inédito, no sólo por los espacios ya conocidos, sino también por aquellos lugares vedados al público asistente a los espectáculos y que encierran la historia y la magia que posee el teatro, como lo es el Picadero, ubicado por debajo del piso de la Platea.

Para más información comunicarse con el personal del Teatro Coliseo Podestá al 424-8457, de lunes a viernes, de 9 a 12 horas.
Dirección: calle 10 entre 46 y 47. Teléfono: (0221) 424-8457.
Boletería: todos los días de 15 a 20 hs.